miércoles, 17 de mayo de 2017

El último día de la guerra (2003). Christopher Priest

Una nueva entrada continúo reseñando cronológicamente las novelas que he seleccionado como representativas del subgénero de la ucronía o historia alternativa, uno de los más sugestivos de la literatura de ciencia-ficción. Le ha llegado el turno a "El último día de la guerra", del británico Christopher Priest. Una de las ucronías más premiadas de mi lista, ya que se alzó con los premios más importantes de la ciencia-ficción en el Reino Unido en el año 2003: el British Science Fiction y el Arthur C. Clarke. Y que además es, en mi humilde opinión, no sólo una de las mejores ucronías de la selección, sino también la más meritoria ucronía relativa a la Segunda Guerra Mundial que he tenido la oportunidad de leer. "The separation", que así es como se llama el inglés (la traducción libre del título no es demasiado afortunada), es una ucronía atípica, con las relaciones entre dos hermanos gemelos monocigóticos como eje, la Segunda Guerra Mundial como trasfondo, y la habilidad narrativa y las ganas de Priest de jugar con el lector como acicate.

Se trata de una ucronía atípica porque, en vez de explorar la realidad que sobrevino a un acontecimiento histórico diferente a como lo conocemos (el hecho divergente), parta de dicho hecho (en este caso el armisticio entre Alemania e Inglaterra en mayo de 1941), nos muestra sus consecuencias (desde la guerra chino-norteamericana de mediados de los cuarenta hasta la decadencia económico-social de E.E.U.U. a finales de siglo), y en seguida se lanza a narrar las peripecias de los hermanos Sawyer entre 1936 y 1945. Fijándose primero en Jack, quien compitió y ganó junto con su hermano Joe una medalla de bronce en remo en los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936, y se convirtió en piloto de la RAF durante la guerra posterior. Ésta es la linea narrativa que respeta la historia tal cual la conocemos, con el fallido intento de paz de Rudolf Hess en Inglaterra, su posterior cautiverio, la victoria aliada y los juicios de Nuremberg. Aunque añade algunas pinceladas de ucronía, como los dobles de Hess y Churchill que aparecen en algunos tramos.

Tras un breve interludio a cargo de Sam Levy (miembro de la tripulación de Jack, que Priest usa para acentuar la sensación de cuestionamiento de la realidad ya que Jack en esta línea narrativa), en la quinta y última parte Priest se fija en su hermano Joe. Pacifista convencido y conductor de ambulancia durante la guerra, Joe empieza a sufrir alucinaciones tras quedar malherido en uno de los bombardeos sobre Londres. Alucinaciones que se mezclan con sus vivencias reales, y en las que el devenir histórico es el que corresponde a la historia alternativa. Hasta el extremo de que Joe termina siendo partícipe de la redacción en Estocolmo del armisticio entre Hess y Churchill con el que remata priest la historia alternativa.

Este original enfoque de la ucronía, sustentada únicamente en lo relatado por uno de los dos gemelos pero con acontecimientos comunes a los dos relatos (el embarazo de Birgit, el nacimiento del niño/niña, los episodios en los que ambos son malheridos/muertos), le permite al escritor jugar con el lector a un juego más coherente de lo que parece. Porque al final Priest cerrará la novela con una fecha clave a todas las líneas narrativas, e incluso sugerirá que el escritor Stuart Gratton y la historia alternativa presentadaa sólo existieron realmente en las alucinaciones previas a la muerte de Joe, siendo la historia tal cual la conocemos la auténtica.

Aparte de lo ya comentado respecto a la trama y al enfoque que le da Priest, la novela se sustenta en su prosa de gran calidad, en la facilidad con que expone emociones y perspectivas, en su habilidad a la hora de captar el ambiente de la guerra, en lo documentadas que están todas sus descripciones y en la forma en la que va recurriendo a sus dos personajes históricos principales, Churchill y Hess.

En cuanto a los defectos, el más notable viene determinado por la propia naturaleza de la novela, porque revisitar el "mismo" acontecimiento desde la perspectiva de varios personajes siempre acarrea el riesgo de la pérdida de interés. Además, el escritor se detiene demasiado entrecruzando las dos líneas temporales de la parte narrada por Jack, y adolece de cierta morosidad verbal en algunas fases de la novela (que ganaría con cincuenta o sesenta páginas menos de las más de cuatrocientas que ocupa). Ninguno de ellos defectos tan graves como para no recomendarla a lectores dentro y fuera del género de la ciencia-ficción.

lunes, 1 de mayo de 2017

Pashadaze (2001). Jon Courtenay Grimwood

Una nueva entrada prosigo con mi reseña en orden cronológico de las ucronías que he seleccionado como representativas en nuestro idioma de este subgénero, uno de los más sugerentes de la literatura de ciencia-ficción. Voy a revisar en esta oportunidad una de las novelas menos conocidas de mi lista. Se trata de "Pashadaze", del escritor maltés Jon Courtenay Grimwood, publicada en el año 2001 por Minotauro. Y que adelanto ya que, en mi humilde opinión, es la peor novela de esta selección de veinte novelas de historia alternativa que les he propueso: una ucronía desaprovechada, confusa, farragosa, sin ritmo, y con la ambientación de la Il-Iskandria alternativa como único aliciente.

Grimwood nos plantea una historia alternativa en la que Alemania ganó la Primera Guerra Mundial, y en consecuencia el Imperio Otomano ha perdurado hasta el siglo XXI en el que sitúa la acción, incluyendo a Il-Iskandria (actual Alejandría) entre sus fronteras. Pero apenas hace uso de esta historia alternativa (tan sólo unas referencias a una leve presencia germana en Il-Iskandria, y algunos artilugios tecnológicos anormalmente evolucionados que surgen de vez en cuando). De hecho, en su práctica totalidad la historia podría transcurrir en nuestro siglo XXI.

El autor no sólo desaprovecha la ucronia al no especular sobre lo que pudo haber sucedido, sino también por lo que nos relata: la difícilmente desentrañable identidad de ZeeZee/Ashraf Bey, su benefactora tía Nafisa (cuyo asesinato intenta sin éxito ejercer de motor de la novela), la confusa jerarquía de autoridades policiales, la mezcla que a lo largo de los capítulos hace Grimwood de los traumas infantiles de Bey y su extraño modo de vida adolescente en Seattle... El escritor abre muchas puertas que no logra cerrar, recurre a la inventiva más difícilmente aceptable sin tapujos, marea al lector con irregulares retornos al pasado (Escocia, Singapur, Suiza, E.E.U.U.) y provoca con ello el desinterés casi total (debo reconocer que ha sido una de las novelas que mas me ha costado terminar jamás).

Por si fuera poco, Grimwood termina de dar la puntilla a su historia con una prosa entre farragosa y pedante. Con párrafos que deben leerse una y otra vez para intentar desentrañar su significado, frases que pretenden resultar impactantes pero sin ningún contexto que las sustente, una exasperante tendencia a indicar la marca comercial de cada objeto (que por cierto es siempre la misma que conocemos, a pesar de que la ucronía de la que parte debería haber alterado al menos algunos mercados), y un buen número de situaciones inconcebibles y tremendamente mal justificadas (a modo de ejemplo: ¿cómo un ZeeZee adolescente había conseguido un pasaje para volar de Escocia a París?, o ¿por qué van Zara y Hani precisamente al almacén de especias para el desenlace?).

Otros defectos menores que mencionar son los inaceptables avances científicos que en ocasiones surgen para desbloquear la trama (piénsese por ejemplo en las increíbles habilidades del perro mecánico Alí-Din, tan necesarias para el desenlace), las injustificables capacidades de algunos personajes (baste recordar a Hani desbloqueando con tan sólo nueve años las claves para acceder a datos bancarios), los menos chirriantes detalles con los que Grimwood afea su creación (el Zorro, supuesto desdoblamiento de personalidad de ZeeZee convertido más tarde en un experimental implante cerebral), o la atención a supuestos detalles que al final nada aportan (los tratamientos en la clínica de Madame Sortris, por ejemplo). Hasta llegar al extremo de que no haya probablemente dos lectores que puedan elaborar el mismo resumen de lo sucedido realmente en la novela.

Por salvar algo, Grimwood logra recrear distintos ambientes en una ciudad tan vasta como Alejandría, trasladando una impresión adecuada de las contradicciones de la ciudad. Y al estructurar la novela en muchos capítulos cortos evita que el lector abandone definitivamente la lectura. Aunque aún no me explico cómo en una editorial como Minotauro (que se supone vela por la calidad de las obras que publican) se animaron a darle una oportunidad a este libro; quizá alguno de ustedes le encuentren alguna otra virtud que a mí se me escapó. En todo caso, menos mal que no decidieron publicar las dos novelas posteriores, con la que Grimwood convirtió "Pashadaze" en una trilogía ("Arabesk").